12 trucos que usan los supermercados para que compres más

12 trucos que usan los supermercados para que compres más

Casi todo el mundo sabe o, al menos, intuye, que los supermercados utilizan técnicas de marketing especiales para impulsar el consumo. Estas técnicas, que más bien podríamos llamar trucos, son utilizados en todo el mundo, y son realmente efectivas.

¿Quieres saber cuáles son las principales técnicas de marketing empleadas por los supermercados para que compres más? Te lo contamos a continuación.

1. Supermercados con carritos de la compra muy grandes

Cuanto mayor es el carro de la compra, más productos se pueden meter en él. Además, cuando vamos a hacer la compra, psicológicamente y de forma inconsciente, estamos predispuestos a llenar el carrito y no nos sentimos satisfechos hasta que no está lleno.

2. Los artículos que quieren que compres a la altura de los ojos

supermercados-vista

Los supermercados colocan a la altura de los ojos los artículos que más les interesa vender, bien porque su beneficio es mayor, bien porque tienen más stock.

También puede deberse a que quieren deshacerse de ellos más deprisa (ofertas puntuales, caducidad, etc.) o que se trate de productos nuevos que quieen promocionar. Colocándolos a la altura de los ojos, los productos son más visibles y llaman más la atención.

La altura de los ojos también es considerada en el caso de los niños, y por eso ponen a su nivel productos que ellos puedan demandar más para que se los pidan a sus padres.

3. Precios con muchos nueves

Este es el truco más visto de todos y que se utiliza en otros muchos sectores, como el de la moda. La diferencia entre 9,99 y 10 es de solo un céntimo o centavo. Sin embargo, ejerce gran influencia, ya que el consumidor se fija en el número principal y su percepción del precio cambia.

Este truco se matiza aún más en los carteles de ofertas que colocan los céntimos en un tamaño mucho más pequeño para que cree más impacto.

4. Packs cada vez más grandes

Cuanto más grande sea el pack que se compra, seguramente más de ese producto se consumirá. Así, si el cliente suele comprar un pack de 6 refrescos porque es lo que consume a la semana, pero el pack disponible es de 12 o está en oferta, es muy probable que consuma todo en una semana, con lo cual comprará de nuevo la próxima vez.

5. Colocar lo imprescindible al final del supermercado

supermercados-pasillos

En los supermercados los artículos imprescindibles están siempre en el rincón más remoto. No es casualidad, ni tiene nada que ver con criterios de organización y optimización del espacio.

Colocar los productos imprescindibles los más lejos posible de la entrada responde a una única razón: el cliente recorrerá todo el supermercadoy, de paso, mirará qué más hay. De camino, se encontrará con todo tipo de ofertas, novedades y productos que desconocía.

6. Colocar los productos menos importantes para el cliente en la entrada

Esta técnica se relaciona con la anterior. Las grandes superficies suelen colocar a la entrada los productos prescindibles y que, por lo general, son los que les aportan un mayor beneficio.



Suelen ser productos que se consumen al momento, como flores, bollería o platos precocinados, y que, además, crean un gran impacto. Además, el consumidor, con el carro vacío, siente que puede permitírselo, porque no suelen ser muy caros.

7. Distribuir las ofertas de forma caótica

Los supermercados suelen tener grandes ofertas, pero no las encontrarás en el lugar del artículo, sino repartidas caóticamente. De hecho, hay liquidaciones de productos del hogar en cabeceras o intersecciones de pasillos de alimentación, y viceversa, por poner un ejemplo.

Esto se debe a que el cliente entiende la búsqueda de ofertas como un juego, lo que le incita recorrer todo el supermercado, a ver qué encuentra.

8. Colocar la zona de cobro a la izquierda

supermercados-distribucion

¿Por qué la zona de entrada a los supermercados está coloda a la derecha y la zona de cobro a la izquierda? Se debe a que el 90% de las personas son diestras y, por lo tanto, su tendencia natural es circular por la derecha. Con este truco, el cliente está más tiempo dentro del supermercado.

Los supermercados están diseñados de manera que el consumidor recorra la superficie en el sentido contrario a las agujas del reloj y atraviese el máximo número de pasillos posible antes de pagar en caja. Cuanto más largo sea el recorrido, más fácil será que compre más cosas.

9. Cambiar la ubicación de productos básicos regularmente

Por lo general, cuando vamos a comprar a los supermercados tenemos en mente lo que queremos comprar y dónde está. Cambiando la ubicación de los productos, el supermercado consigue que el cliente tenga que recorrer todo el local buscando lo que necesita, de modo que así pueda descubrir productos nuevos y compre más cosas.

10. Supermercados que cobran por las bolsas de plástico

Cobrar por las bolsas de plástico no tiene nada que ver con la contaminación ni con la reutilización de las bolsas, sino con la rentabilización de un producto que antes era un gasto y que ahora se convierte en una nueva fuente de beneficios.

De hecho, la mayoría de la gente no reutiliza las bolsa de plástico. Lo que sí se reutiliza son otro tipo de bolsas, mucho más caras, pero también más bonitas, que venden en los supermercados, lo cual les ofrece una nueva fuente de ingresos.

11. Llevar la compra a casa gratis

Los supermercados que usan esta técnica establecen un precio mínimo de compra para la realización de este servicio, lo que estimula al comprador a comprar más para llegar al gasto mínimo. Como la gente no suele hacer la compra con la calculadora, al final siempre se adquiere mucho más que lo mínimo estipulado.

12. Los productos de las cajas

En todos los supermercados hay un expositor de productos en la caja. Son pequeños productos, como chicles, golosinas, pilas, chocolates, pequeños juguetes, tarjetas regalo, incluso preservativos. Son productos cuyo único nexo en común es su pequeño tamaño y, generalmetne, bajo precio.

Aunque no son de gran valor, en otra zona del supermercado tienen menos visiblidad, y el cliente se entrentiene mirándolos mientras espera y, muchas veces, compra.