6 elementos esenciales en una estrategia de marketing de contenidos eficaz e irresistible

6 elementos esenciales en una estrategia de marketing de contenidos eficaz e irresistible

Más allá del posicionamiento web, de la captación y atracción de clientes y fans, e incluso del refuerzo de la imagen de marca, una buena estrategia de marketing de contenidos debe aspirar a enganchar a los lectores. Haz tu contenido irresistible y lograrás mejores resultados con tus artículos, vídeos, imágenes o podcast.

A continuación vemos cómo conseguir que tus contenidos sean eficaces e irresistibles, para destacar sobre tu competencia y fidelizar a tu público.

1 – Haz que tu contenido sea impredecible

Más allá de la mera curiosidad, un buen contenido aporta un elemento impredecible e inesperado que lo hace irresistible. Nada acaba más rápidamente con el compromiso de un lector que saber a dónde va a parar un contenido. Es como leer una novela que sabes dónde va a acabar y qué va a pasar por el camino.

Por lo tanto, busca añadir novedad a tus contenidos. A veces no es fácil proponer un tema original o diferente, pero sí que puedes variar el enfoque, el tono o la manera de desarrollarlo, e incluso la implicación personal. Busca la manera de ser diferente y destacarás de la multitud, incluso hablando sobre lo mismo que hablan todos los de tu sector.

2 – Busca la sencillez, huye de la simplicidad

capital-humano

Ser original no significa crear contenido complicado y enrevesado. Al contrario, necesitarás mostrarlo de manera sencilla si quieres llegar al público y engancharlos, independientemente de la complejidad de la materia.

Utilizar un lenguaje más elaborado y unos esquemas más complejos no te harán parecer más profesional, sino todo lo contrario. Pero tampoco puedes presentarlo con demasiada simplicidad, como si trataras de explicar alto a un niño pequeño.

3 – Crea un contenido tangible

El contenido debe expresar las ideas en una forma tangible, es decir, que sea fácil de entender por el público al que va dirigido, y debe formar en su mente una perspectiva específica. Para ello, no te centres en la información como tal.

Lo que debes hacer es buscar la manera de crear una impresión en el público, una forma simple e imprevisible de enviar la información. Y acabamos de integrar los tres primeros puntos en uno solo.

4 – Crea contenido creíble

startup-caracteristicas

A las personas nos impulsa la emoción. Sin embargo, tenemos una mente lógica que interviene de vez en cuando. Y con toda la publicidad exagerada e incluso engañosa que hemos tenido que soportar, nuestras emociones están vacunadas contra las mentiras.

Por eso, para que la emoción haga su trabajo y nos enganche a un contenido, es necesario que éste sea creíble. Un contenido creíble es más fácil de promocionar y  crea un impacto duradero. Y si consigue emocionar al destinatario, se convierte en viral.

La credibilidad es la clave para ganarse al público, para conectar con él, para emocionarlo.

5 – Crea contenido que sea útil

Puede parecer una obviedad, pero nunca está de más recordarlo, porque todavía queda quien se olvida de que el contenido debe responder a una finalidad. Ser irresistible no es solo una cuestión de forma, sino también de fondo.

Los usuarios no buscan solo disfrutar de un texto interesante e incluso divertido, no buscan conocer solo la experiencia o la opinión de quien crea el contenido. Los usuarios quieren sacar algo de tu contenido: una solución a un problema, consejos para hacer algo, criterios para reflexionar sobre un conflicto, información para aclarar dudas, etc.

No divagues, no te recrees en tu maravillosa manera de escribir o de hablar, y piensa en lo útil que va ser para el destinatario ese contenido.

6 – Crea contenido adaptado a todos los dispositivos

diseno-web-responsive-plataformas

Si los destinatarios no pueden acceder a tu contenido desde cualquier dispositivo, o en unos se ve peor que en otros, no lograrás engancharlo ni emocionarlo. Toda estrategia de marketing de contenidos debe tener en cuenta el acceso desde dispositivos muy variados, especialmente desde los dispositivos móviles.

Pero no se trata solo de hacer que tu contenido sea responsive, sino de que se vea bien. Párrafos muy largos, imágenes o vídeos muy cargadas de elementos o contenidos poco estructurados son poco atractivos.