El consumo colaborativo en auge

¿Por qué el consumo colaborativo ha tenido tanto éxito? Aquí te contamos como se inició el consumo colaborativo, de que se trata y el porqué de su auge.

El consumo colaborativo está basado en la capacidad de las personas para cubrir las necesidades de ellos mismos y de terceros, por medio de la compartición de bienes y servicios. Basta con que ambas personas se pongan de acuerdo en el precio del producto o servicio. Ello implica también el ahorro de costes de intermediarios.

http://thumb101.shutterstock.com/display_pic_with_logo/581935/258435623/stock-photo-two-heads-with-speech-bubbles-concept-of-dialogue-d-render-258435623.jpg

El elemento común a todos estos nuevos modelos de negocio es el internet. Se puede conocer a las personas, conectar con ellas de forma online, y después  compartir la experiencia colaborativas en la vida real.

Porque gusta tanto el consumo colaborativo

El auge del internet, las redes sociales y el acceso a la tecnología, combinada con la crisis económica fomentan la proliferación de éstos nuevos modelos de negocio que se basan en el aprovechamiento de los recursos que se encuentran en desuso.

Hoy en día, están resurgiendo los lazos sociales y la colaboración, lo cual en nuestra sociedad de consumo e individualismo, había ido desapareciendo. Este fenómeno social, en gran parte lo que explica el éxito de las plataformas de consumo colaborativo. De este modo, el consumo colaborativo está en auge, y viene para quedarse.

Los usuarios que utilizan las plataformas de consumo colaborativo, crean comunidades dentro de ellas, y su capacidad para ayudar a los demás y participar justamente, son valoradas positivamente por el resto de usuarios.

http://thumb1.shutterstock.com/display_pic_with_logo/701650/273090344/stock-photo-young-attractive-woman-sitting-in-the-open-trunk-of-a-red-car-summer-road-trip-273090344.jpg

El consumo colaborativo es bien visto tanto por inversores como por clientes, quienes apoyan las ideas de negocio colaborativo, pero no gusta mucho a los negocios tradicionales, los cuales se oponen de forma tajante.

Lo cierto es que el consumo colaborativo está implantando altos números de inversión en España, sólo en el mes de mayo de éste año, se superaron los 39 millones de euros de inversión.

La aplicación Wallapop, con un capital social de 40 millones de dólares, está entre los primeros lugares del top ofreciendo la posibilidad a los usuarios de comprar y vender objetos de segunda mano a personas que se encuentren en una ubicación cercana.

Uno de los sectores que se ha visto afectado negativamente es el turismo, ya que los negocios colaborativos carecen de regulación y por ende ofrecen servicios más económicos que los servicios tradicionales, por ejemplo, alquiler de habitaciones sin necesidad de hacer los típicos gastos administrativos, licencias, impuestos, etc que haría un hotel, hostal o posada.

Independientemente si es correcto o no, los jóvenes son los que más apuestan por el consumo colaborativo de turismo, algo que viene aupado por la alta demanda de clientes que requiere éste servicio.

Como se inició el consumo colaborativo

A pesar de que éste termino ya se había utilizado hace algún tiempo atrás, fue en el año 2010 que se empezó a popularizar éste concepto, con la publicación del libro de Roo Rogers y Rachel Botsman “What’s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption” siempre ligado al auge de Internet y las nuevas tecnologías.

http://thumb7.shutterstock.com/display_pic_with_logo/70583/167038439/stock-photo-various-used-items-167038439.jpg

En España el consumo colaborativo comenzó a ser popular entre los años 2012 y 2013, con iniciativas relacionadas con proyectos de turismo y transporte. Actualmente, se puede vender, alquilar, regalar, intercambiar o compartir casi cualquier tipo de producto o servicio que pueda imaginar

Desde una habitación de nuestra casa, hasta la cesión temporal de herramientas de trabajo, pasando por compartir trayectos en coche, espacios de trabajo, intercambio de objetos, etc.

Ya existen asociaciones empresariales en todo el mundo para congregar a éste tipo de empresas, en la que su actividad sea el consumo colaborativo.

La clave de su éxito: Internet y la movilidad

Internet y las nuevas tecnologías han conseguido globalizar y extender como pólvora este fenómeno a casi cualquier ámbito de nuestra vida diaria.

La tendencia de las nuevas tecnologías y el Internet, han permitido conectar las necesidades de las personas, pues lo que a alguien le sobra o no lo necesita, a otros le puede hacer falta, incluso si no están en tu círculo.

http://thumb9.shutterstock.com/display_pic_with_logo/64260/144889726/stock-photo-education-and-internet-concept-students-looking-at-their-phones-and-tablet-pc-at-school-144889726.jpg

Los dispositivos móviles y aplicaciones móviles, han facilitado el desarrollo del consumo colaborativo en sectores como el turismo o el transporte, permitiendo por ejemplo desarrollar apps que geolocalizan a personas cercanas a nuestra ubicación para compartir un coche o para alquilar una habitación durante unas vacaciones.