¿Cómo convencer a un jefe anticuado de que lo digital es imprescindible para sus negocios?

La incursión empresarial en el mundo digital aveces queda rezagada a causa de los directivos

http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=207535474&src=id

En el mundo actual no es fácil hacernos la idea de que alguien dude de la eficacia de internet. Más allá de estar presente en cualquier lugar, se constituye en un medio al cual recurrimos por múltiples razones, como consultar información, explorar opciones de entretenimiento, comunicarnos con amigos o parientes que están lejos, realizar compras, entre muchos otros. ¿Cómo poner entonces en duda las ventajas que internet puede otorgarle a los negocios?

La cifra de internautas crece aceleradamente, las conexiones son cada vez más veloces y la cantidad de dispositivos que brindan acceso a la red van al ritmo de estos avances.

Internet va mucho más allá de ser un espacio para entretener o una nueva alternativa que brinda soporte a la comunicación. La red ha revolucionado la comunicación misma, impactando todos y cada uno de los escenarios que en ella convergen.

Entre decisiones y obligaciones

http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=46427431&src=id

Es claro que incluso como consumidores nuestros hábitos han cambiado. La red nos ha direccionado y moldeado a su antojo, incidiendo en nuestras expectativas, en la forma en la que nos comunicamos y los canales que usamos para efectuar compras.

¿Por qué continúan existiendo gerentes y directivos que ponen en tela de juicio el poder de internet?, ¿cómo se pretende mantener un negocio en marcha, con jefes que no consideran entre las prioridades empresariales los alcances que internet puede facilitarles?, ¿por cuánto tiempo más los trabajadores tendrán que enfrentarse a directivos que por absoluto desconocimiento y un buen grado de terquedad, afirman que su empresa no necesita tener presencia en el mundo digital?

Más allá de tener una visión inacertada, una empresa que no se enfoca en el posicionamiento online es una completa tortura para sus empleados. Nada peor que conocer el antídoto pero vivir en carne propia cómo la epidemia se expande, algo así vive el trabajador que intenta persuadir a sus jefes o directivos de una realidad que debería ser lo suficientemente obvia, como lo es el poder de internet.

Lo digital no es un capricho

http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=110678570&src=id

En este panorama no se contemplan medios términos, tan simple como “estás en internet o no”, “quieres que tu negocio prospere en el siglo XXI o no”.

No hay otra opción, las marcas deben estar conectadas porque la red las acerca a su público objetivo y, en realidad, los mismos consumidores tienden a dar por sentado que allí se encuentran todas.

Si la realidad misma no resulta suficiente para que los directivos le reconozcan como un lugar en el que es obligatorio estar, las cifras siempre podrán hacer el trabajo por nosotros.

Como indica Red.es en su más reciente elaboración del “perfil sociodemográfico del Internauta”, un total de 29.528.064 españoles se conectan a internet, superando la mitad de la población. No solo hablamos de cifras elevadas sino que crecen sin parar; al comparar los resultados del 2013 con los del 2014, se evidenció un incremento del 10%.

Los adolescentes se dedican a perder tiempo en Internet

Probablemente en algunos casos esto sea cierto, pero en ningún caso es una catalogación definitiva de la interactividad que se genera en la red. Lo cierto es que esta frase es una de las preferidas por los directivos que se niegan a comprender qué es, para qué sirve y cómo funciona internet.

Esta alusión representa además un cálculo bastante ilógico, dado que el volumen total de usuarios de la red abarca mucho más que los adolescentes, además de que internet presenta una oferta de servicios tan diversa como los mismos públicos que impacta en el mundo entero.

Que sea bonito para ti no significa necesariamente que se adapta a la red

http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=214314943&src=id

El reto no está solo en reconocer el potencial de internet, sino en tener la disposición de adaptarse a sus exigencias. Las empresas deben empezar por preguntarse: ¿qué tipo de presencia deben tener realmente en internet, ¿cuál es el mensaje que quieren posicionar?, ¿qué contenidos deben generar y con qué periodicidad?, ¿desde qué puntos de vista deben mostrarse a los usuarios.

La dificultad está justamente en esos jefes que, con una escasa capacidad de adaptación, se aventuran a hacer las cosas como les viene en gana, convencidos de que saben cómo hacer las cosas bien. A esto se suma que  tampoco son los mejores a la hora de delegar responsabilidades, aun cuando sus empleados son quienes conocen a la perfección cómo funciona la red.

El diseño de una campaña, fundamentada en una serie de estrategias, será indispensable para lanzar cualquier negocio en internet y, en definitiva, para lanzarlo en cualquier tipo de soporte.

Recuerde que internet tiene su propio lenguaje

http://www.shutterstock.com/pic.mhtml?id=89741122&src=id

Una vez las empresas se familiaricen con las normas, códigos, costumbres y lenguaje  de la red y definan lo que realmente necesitan en internet, poca relevancia tendrá lo que piense X o lo que crea Y.  Las cosas se deben hacer sencillamente porque funcionan.

Estar en la red no es suficiente, hay que llegar al consumidor

Hay que despojar a internet de propiedades divinas o mágicas, su potencial no se explota de la noche a la mañana trayendo millones de seguidores, implica trabajo y un trabajo bien hecho.