Errores que una empresa no puede permitirse

Según la guía de AMA (American Marketing Association) señala que el Ministerio de Comercio de los Estados Unidos y la Administración de Pequeñas Empresas, aseguran que aproximadamente el 80% de las pequeñas empresas fracasan dentro de los primeros tres años. Aunado a esta estadística, existen casos de emporios empresariales muy bien consolidadas en las que se ven sorprendidas por el fracaso irrevocable.

http://www.shutterstock.com/es/pic-173175056/stock-photo-businessman-running-with-blue-screen-computer-error.html?src=Sy9JtkymFKrAHHy0tXAtNQ-1-4

No obstante, independientemente de los números de casos de empresas en quiebra, si tu empresa es nueva o muy vieja en el mercado, de los aciertos y desaciertos que haya experimentado tu compañía en los últimos años, o si todo esto del fracaso te asusta y no te deja lanzarte al agua con tu propio negocio, podemos ayudarte en la prevención de los errores más comunes que deben evitarse en una organización:

No conocer a tu cliente

http://www.shutterstock.com/es/pic-129989216/stock-photo-handsome-business-man-with-binoculars-and-question-marks-above-his-head.html?src=t73-9mCuCBLv56DdEoBOHQ-1-1

Entendemos perfectamente que la prioridad es conseguir el mayor incremento en ventas; sin embargo, ¿Conoces quiénes son los usuarios que consumen tu producto: su edad, sexo, ubicación y preferencias? ¿Sabes cómo se desenvuelve tu competencia con relación a los clientes potenciales? ¿Cuáles son las alternativas diferenciales que tu producto y/o marca le brinda a tus usuarios?

Cuando analizamos nuestro target desde todo punto de vista y perspectiva, la información que recibimos es muy densa y compleja de digerir, pero se convierte en una herramienta infalible que te permitirá acercarte a tu cliente y saber cuál es la reacción que transmite al experimentar tu producto o servicio. Desde esta relación podrás determinar si es prudente realizar algunos cambios o por el contrario saber que vas bien encaminado.

Falta de cultura hacia la atención o servicio al cliente

http://www.shutterstock.com/es/pic-258241910/stock-photo-smiling-customer-paying-by-credit-card-at-the-bakery.html?src=yothrqt4Gvmd90mzEJWSVw-1-19

En un artículo anterior mencionamos la importancia hoy día, de que las empresas integren, dentro y fuera de su estructura, la cultura del servicio al cliente. Las multinacionales aseguran que su objetivo para este 2015 es incrementar su presupuesto de inversión, con relación a la atención al cliente.

El hecho de que descuides tu escucha activa en función de tus clientes no permitirá que avances y tus gráficas mejoren; por el contrario, la falta de atendimiento con relación a la resolución de problemas, devoluciones, insatisfacción, quejas o reclamos solo te garantizará una reputación negativa de cara al mercado y a tu target, sin contar las posibles situaciones de crisis que pueda experimentar la empresa, como consecuencia de una débil estrategia de atención al cliente.

Crear falsas expectativas

http://www.shutterstock.com/es/pic-187306160/stock-photo-redhead-woman-iwith-masks-in-hypocrisy-consept-against-grey-background.html?src=muhfKcjVlr-aoQ4Al5doZw-1-22

La congruencia de un mensaje publicitario no solo debe estar alineado con la función de tu producto y sus beneficios, sino con la política corporativa de la empresa. Hoy en día las estrategias de marketing cada vez son más creativas y algunas sobre pasan los límites ¡Cuidado! La impresión de creatividad que emplees para la información de tu producto debe ir concordancia con la realidad de este último, evita la exageración a toda costa en tus campañas publicitarias.

Los usuarios de hoy día son más exigentes y críticos, por lo que verse expuestos en situaciones de engaño, con relación a un producto y marca, destronará lo poco o mucho que hayas logrado en materia de confianza y fidelidad dentro de tu target.

Olvidar a tu capital humano

http://www.shutterstock.com/es/pic-162269165/stock-photo-group-of-business-people-teamwork-and-partnership-concept.html?src=UibwQJdI3XBpa6vUHg_VZg-1-12

A pesar de que las empresas no son consideradas seres humanos, sino más bien agentes financieros, estas están integrado por personas, tiene el rosto de un humano, se entienden y se relacionan con personas y trabajan en función de seres vivos. Es decir, dicho de otra manera, a pesar de que algunas carecen de corazón, llevan consigo este órgano vital de sobrevivencia, una fuerza grande o pequeña de trabajadores que no debes descuidar y mantenerlos motivados.

Hay muchas maneras de mantener la motivación en tus empleados y no solo en términos económicos, en el artículo “4 maneras de hacer felices a sus empleados sin gastar un céntimo” compartimos actividades interesantes que puedes desarrollar en función de crear o mantener un clima laboral armónico. Además, brindarle a tu fuerza de ventas herramientas útiles en CRM, optimizará su trabajo y con ello, el incremento de los puntos financieros de la empresa.

No estar presente dentro de las redes sociales

http://www.shutterstock.com/es/pic-100605346/stock-photo-businessman-pressing-virtual-icons.html?src=E9wo0Gjg2kQRc8PPsQB_xQ-1-16

Aunque lo pongas en duda, está gestión debe ser empleada por cada una de las empresas que aún no se encuentren presentes dentro del social media. ¿Qué puedes obtener con esta participación? La evangelización de tu marca y la fidelización de tus clientes, a través de una estrategia en redes sociales donde determines cuál es el mejor perfil para tu negocio, el desarrollo del marketing de contenidos y el apoyo de un Community Manager o Social Media Manager.

Con las redes sociales como aliados, podrás crear lazos directos de acercamiento con tus clientes, permitiéndoles atendimiento en tiempo real, compartir información relacionada con la marca y sus productos, pero sobre todo, debes mantener una comunicación transparente hacia tu target y comprometidos con la fidelización.

Cuidar de los grandes detalles permite que tu empresa continúe con un buen funcionamiento con relación a la estructura económica, social y ambiental. Sin embargo, cuidar de los pequeños detalles permitirán grandes cambios desde todo punto de vista dentro de tu organización, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.