Evidencias que demuestran que la televisión está abandonando su edad dorada (en lo que a publicidad se refiere)

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=143524718109815730000&search_tracking_id=Bz6Yte1X7FFJQs-yOCB3cw&searchterm=television&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=225062608

No cabe ninguna duda, de que la televisión va perdiendo su protagonismo dentro de la casa. En este sentido, a medida que baja el interés por los programas televisivos, en la misma proporción, baja el interés de las empresas por publicitar sus productos y/o servicios en este medio masivo.

Esto significa, ni más ni menos, que la tecnología de la internet, con todo lo que ofrece, y que ni siquiera es comparable con la televisión, hace que el aparato en sí mismo de los enormes plasmas que hoy se pueden adquirir, solo sean la pantalla de lo que se puede encontrar a través de la web.

Las empresas son totalmente conscientes de ello. Los horarios centrales, dependiendo del país en el que se encuentren, generalmente los ocupan los noticiarios, por lo que, éstos siguen ganando en cantidad de publicidades que se transmiten en los espacios de propaganda, interrumpiendo a los protagonistas, a veces, por una excesiva cantidad de minutos que hace que se pierda el hilo de lo que se estaba escuchando.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=143524718109815730000&search_tracking_id=Bz6Yte1X7FFJQs-yOCB3cw&searchterm=television&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=145519195

Hoy día, la televisión ha pasado a ser patrimonio de aquellas personas que no utilizan la tecnología, quizás por  no conocerla, quizás por temerle o quizás por ignorancia, y por lo tanto, para el ojo experto del publicista, este público no es el más adecuado para recibir su mensaje, salvo que se trate de un producto masivo, de aquellos a los cuales no les interesa ni la edad ni la posición social, para hacerse un lugar dentro de la casa del consumidor.

Sin embargo, si de productos más elaborados se trata, ya no se encuentran esas propagandas de antaño, que llegaban para enriquecer los conocimientos gracias a la televisión.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=143524784449311800000&search_tracking_id=xdmu2wehz3Vk-gIefkhOdw&searchterm=propaganda%20en%20television&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=219964306

Señalemos, que las empresas que se dedican a vender el servicio de la televisión por cable, ese por el cual el usuario cuenta con cientos de canales que no lo satisfacen pero que paga por él un dineral anualmente, también están cambiando su postura, ya que anteriormente, uno sabía que a través de este servicio, podría ver su programa favorito sin interrupciones.

¡Qué buenos eran aquellos tiempos! Ahora, al igual que la televisión pública, ocupan más espacio de tiempo las propagandas que los programas en sí mismos. El problema, es que en muchos casos, la única publicidad que impera repetidamente en todos los horarios, es aquella que transmite la curiosidad, si así lo vale, por ver los programas del mismo canal o de uno diferente, que serán emitidos en distintos días y horarios.

Más allá de todo lo dicho, también existe el gran boom de los teléfonos móviles inteligentes, gracias a los cuales, más que un teléfono, hoy en día son una mini computadora, ya que a cualquier y en cualquier lugar, haciendo uso de los mismos, se puede ver, casi cualquier programa, desde un noticiero en vivo hasta una película grabada, tanto en la misma memoria del aparato o desde alguna de las plataformas que existen en la web.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=14352478602041930000&search_tracking_id=A9hReClYV0AgzaPPsabACw&searchterm=television%20digital&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=92189383

Por tanto, y quienes son seguidores de estas formas, para quienes el móvil ha pasado a ser más que una parte de sus vidas, una parte de su mano, derecha o izquierda, según de quien se trate, cuando regresan a casa, simplemente, no les interesa el contenido que pueda ofrecer la televisión, puesto que tienen el mismo a la mano, las veinticuatro horas de cada día del año.

Van ganando más terreno aún, las llamadas televisiones inteligentes, puesto que las mismas ya vienen con el sistema operativo que permite al comprador ingresar a la web directamente desde su pantalla, lo que hace que este aparato, se convierta en una especie de teléfono celular gigante. Por ese motivo, se la siente como la continuidad del móvil adentro de la casa.

Todas estas que han sido expuestas, son las razones por las cuales se van dejando en forma paulatina, de lado las propuestas de publicidad en los medios televisivos. Aparentemente, no hay medio alguno para reflotarla, aunque nunca se sabe hasta dónde puede llegar la inventiva de quienes las dirigen, como ha pasado con la radio, que surgió de las cenizas después de su caída frente a la invención de la televisión.