¿En qué nos fijamos antes de descargar una aplicación?

¿En qué nos fijamos antes de descargar una aplicación?

El boca a boca es hoy en día clave para que los usuarios se informen de la existencia de las aplicaciones y se decidan a descargarlas, según una investigación llevada a cabo por Ipsos MediaCT. Cabe aclarar que su implementación no necesariamente se relaciona con la decisión de descarga; de hecho 1 de 4 aplicaciones instaladas nunca es usada.

El estudio, realizado en 2014 con un total de 8.470 entrevistados comprendidos entre los 18 y 64 años, se enfocó en los siguiente aspectos: usuarios de smartphones que usaron cualquier aplicación en los 7 días previos y que adicionalmente utilizaron durante los últimos 30 días alguna de las siguientes aplicaciones: finanzas, viajes, moda, social, juegos de azar, entretenimiento o tecnología.

En correspondencia con los hallazgos de la investigación, los participantes del estudio instalaron unas 36 aplicaciones en sus teléfonos, pero solo usaron un 26% a diario.

La influencia del entorno cercano en la descarga de aplicaciones

aplicaciones-smartphones

  • El 52% de los usuarios afirman que han conocido las aplicaciones y aprendido a manejarlas por influencia de amistades, familiares y compañeros de trabajo
  • El 40% atribuye al tiempo de navegación en la tienda de aplicaciones la decisión sobre cuáles se ajustan más a sus necesidades
  • El 27% a la búsqueda en Internet 
  • Un 24% a las páginas web de las empresas
  • Un 22% a la televisión

Otro factor de importancia es el costo. Un total de 8 de cada 10 entrevistados le otorgan el más alto índice de relevancia al precio para tomar una decisión de descarga.

A este aspecto le sigue la descripción de la aplicación con un 62%, los comentarios de otros compradores reales y potenciales con un 60%, las categorizaciones con un 60% y, finalmente, las pruebas gratuitas con un 43%. Probablemente en este punto cobra relevancia que 3 de cada 4 entrevistados esperan descargar las aplicaciones gratuitamente.

El voz a voz por su parte ha pasado de ser un hecho meramente casual y desinteresado en donde se hacía una recomendación por compartir gustos o afinidades. Su influencia ha venido creciendo exponencialmente, tanto que, como indica un reciente estudio de Fiksu, conseguir un nuevo usuario de aplicaciones móviles mediante publicidad alcanza los 3,09 dólares.

Al margen de este escenario, alrededor de un 34% de los encuestados afirmó haber descargado una aplicación porque alguien se la recomendó, un 31% porque simplemente despertó su interés o le resultaba entretenida y un 24% porque que se encontraba familiarizado con la marca.

Los estímulos económicos y el uso de las aplicaciones

aplicaciones-estimulo-economico

Paralelamente, un 18% de los encuestados reconoció que los descuentos u otros beneficios fueron determinantes para descargar una aplicación.

Aunque no parezca razón suficiente como para descargar una app, un 30% de quienes no usaron o incluso desinstalaron una aplicación están dispuestos a usarla de nuevo si reciban alguna bonificación o cupón promocional para compras futuras. Las aplicaciones de moda y viajes parecen ser las que más llevarían la delantera con este tipo de incentivos, con un 47% y un 40%.

Los contenidos exclusivos (con un 24%) así como las notificaciones sobre nuevos servicios o características (con un 16%) salen perdiendo a la hora de conquistar y retener a los usuarios, aun cuando tanto escuchamos hablar de la relevancia que cobran en estos tiempos la producción y rotación de contenidos propios.

La recomendación de los conocidos es clave en el primer acercamiento a una aplicación, pero la opinión del círculo social deja de ser relevante si se trata de descargar de nuevo una app. Solo un 21% de los entrevistados afirma que usaría una aplicación previamente desinstalada en el caso de que sus familiares, amigos y compañeros laborales tomaran la decisión de utilizarla.

¿Qué deben brindar las aplicaciones?

Para concluir, la investigación hace énfasis en las cualidades que usualmente se le atribuyen al uso de apps, entre las cuales se destacan:

  • Facilitar la vida cotidiana
  • Propiciar instrucciones claras para su utilización
  • Contar con un diseño lo suficientemente llamativo y estético
  • Garantizar su operatividad en una amplia gama de dispositivos