Físico y actitud, claves para tejer una marca personal

Físico y actitud, claves para tejer una marca personal

Para crear una marca personal, ¿a qué recurrimos? Te traemos los datos que aporta el informe New Norms @ Work, de LinkedIn, que evidencia la transformación de las preocupaciones, dudas y costumbres laborales de los profesionales a nivel mundial que afectan a la construcción de una marca personal.

Este estudio revela que las redes sociales son de vital importancia a la hora de perfilarse en el entorno inmediato.

LinkedIn, la red profesional líder con más de 353 millones (6 de ellos son españoles) publicó los resultados de esta investigación, enfocada en la normativa que predomina actualmente en el entorno laboral. En este estudio participaron 15.000 profesionales de 19 países.

El estudio enfatiza que los apretones de manos y los tarjeteros de presentación solo han quedado en el recuerdo. Hoy el éxito de la marca personal implica abarcar con idoneidad especialmente los escenarios digitales, donde es obligatorio tener una marca personal elaborada, tanto en el sitio de trabajo como en las redes sociales y profesionales.

Una prenda que cause buena impresión

Como explica Sarah Harmon, directora de la sección Talent Solutions de LinkedIn para España y Portugal, para el trabajador español es muy importante generar una excelente impresión. Por ello cuida mucho su marca personal atendiendo tanto su imagen en el ámbito laboral como en las fotografías que publica en sus perfiles virtuales.marca-personal-entrevista

Así, no debe resultarnos extraño, como añade Harmon, que a pesar de que casi un 60% de los profesionales españoles asegure no seguir ninguna directriz a la hora de vestir, un tercio se decanta por una vestimenta más distinguida o selecta cuando asiste a entrevistas laborales. Asimismo, un 25% asegura definitivamente sentirse más profesional con un traje formal.

El estudio también señala que un 30% de los profesionales españoles creen que es mucho más sencillo para los hombres vestirse para su entorno laboral (32%) y que las mujeres son más señaladas por su forma de vestir (27%).

En Francia e Italia, el panorama es parecido. Alrededor de un 20% de los franceses coincide con ambas afirmaciones. Los italianos, por su parte, opinan en un 19% que se valora más a las mujeres que a los hombres por su vestimenta y un 25% asegura que los hombres disponen de más posibilidades a la hora de vestirse para el trabajo.

La presencia online: básica en la marca personal

Conservando este enfoque, la investigación apunta que más de un 35% de los empleados españoles destacan las redes sociales como herramienta para proyectarse y posicionarse como profesionales. No cabe duda que la marca personal actual encuentra un apoyo fundamental en estos medios.

Es más, la marca personal no puede dejar de lado las redes. Un 20,6% de los empleadores españoles no contraría a un aspirante que carezca de perfil en LinkedIn. Asimismo, el 40,7% de trabajadores opta por manejar de manera independiente cada perfil, separando lo personal de lo laboral.

Una imagen vale más que mil palabras

marca-personal-fotos

Otro factor interesante es la información que más se valora en un perfil profesional. Un 58% de los españoles se inclinan por la experiencia laboral, cifra cercana al 48% en Francia y el 44% en Italia. En lo que respecta a crearse una primera impresión de los aspirantes por su imagen de perfil en las redes, los españoles alcanzan un 23%, frente a un 14% en Italia y un 11% en Francia.

Los trabajadores de entre 18 y 35 años son a quienes más importa la imagen de perfil de las redes sociales, lo cual es comprensible ya que son justamente los más jóvenes quienes han vivido de cerca el apogeo de tales plataformas. Según LinkedIn, los perfiles con foto atraen 14 veces más visitas y los que resaltan las competencias o aptitudes laborales reciben visualizaciones 13 veces más.

Actitud ante las órdenes de los superiores

marca-personal-ordenes

Cada desaparecen más barreras entre superiores y empleados, lo que genera entornos laborales más cercanos y transparentes. Un 53% de los empleados españoles afirman que nunca contradicen las decisiones tomadas por sus jefes, una cifra que coincide con la de los italianos, pero se aleja radicalmente de los franceses, quienes en un 80% afirma llevar la contraria con frecuencia a las órdenes de sus jefes.

Con un dato cercano al de Francia e Italia, el 50% de los españoles afirman que, a diferencia de sus inicios laborales, están más dispuestos a contradecir con serenidad las ideas de jefes y compañeros. De igual manera, un 49,3% de los trabajadores españoles afirma abiertamente que prescindieron de sus servicios en anteriores trabajos.