La importancia de la reputación como activo empresarial

La importancia de la reputación como activo empresarial

El término reputación de marca se refiere a cómo una marca en particular (ya sea para un individuo o una empresa) es visto por los demás. Una reputación de marca favorable significa que los consumidores confían en esa empresa o persona, y se sienten bien con  la compra de sus productos o servicios. Una reputación de la marca desfavorable, sin embargo, hará que los consumidores confíen tengan dudas a la hora de comprar esos productos o servicios.

Hay que tener en cuenta, además, que la reputación de marca es una disciplina separada del branding tradicional. No es lo mismo el trabajo que hay que hacer para crear y posicionar una marca que para gestionar su reputación. Gracias al auge de los medios sociales, las empresas están descubriendo lo fácil es destruir la reputación marca en cuestión de segundos debido a un error.

La reputación de marca requiere el aumento de la transparencia de la organización y el acceso a información relacionada con las declaraciones de misión, sus objetivos de marketing o afiliaciones que puedan ser fácilmente verificadas y evaluadas.

La reputación de marca juega un papel cada vez más importante para mantener la honestidad de las organizaciones honesto y obligarlas a tomar acciones definitivas, en lugar de simplemente hacer declaraciones públicas. Y tanto los consumidores como los empleados son piezas importante es este juego.

Escenario 2.0

Ahora más que nunca, las marcas son cada vez más un elemento clave de cualquier modelo de negocio. Gran parte de esta energía se debe a que la gente ve las marcas como un medio de identificación personal. Dicho de otro modo, no es tan importante el producto como su importancia. Esto ha sido así durante mucho tiempo, pero con las redes sociales y las diversas experiencias que pueden ofrecerse gracias al marketing digital, esto es algo que está adquiriendo cada vez más importancia.

Otro cambio que se está viviendo es que las organizaciones cada vez más quiere abrazarse a otras marcas para dar mejor imagen y reflejar ciertos valores. Es el caso de las marcas que se vinculan con universidad o asociaciones sin ánimo de lucro, por ejemplo, o con otras marcas que ofrecen algo complementario desde el punto de vista de las experiencias o el estilo de vida.

Esta vinculación no es necesario que se haga de forma explícita, sino que puede bastar con identificarse como alumno, colaborador o comprador, por seguir el ejemplo marcado anteriormente. Pero la globalización ha complicado aún más el trabajo de reputación de marca debido a las diferencias en las interpretaciones culturales y geográficas.

Aún así, el principal catalizador de estos cambios es la cada vez mayor importancia de Internet. Como el consumidor tiene acceso a la información, este se ha convertido en un consumidor mejor informado, con más criterio para decidir cómo y dónde se gasta su dinero. Este empoderamiento se ha traducido en la creación de una mayor rendición de cuentas por parte de las empresas y organizaciones.

Las marcas, cada vez más importantes

Las últimas tendencias  han demostrado que las marcas por sí mismas son cada vez más importantes. Los líderes empresariales y financieros están reconociendo que una marca fuerte   puede ser monetizada por el camino, es decir, que lo primero es el trabajo de marca, aunque no haya ingresos. Solo tienes que fijarte en ejemplos como Twitter o Whatsapp.

Y es que la reputación de marca es impulsada por la comunidad. Su atractivo está a menudo en un nivel más humano o emocional y se actúa a través de facilidad de compromiso. Esto mejora en gran medida por las interacciones de los miembros de la comunidad con la propia marca y por los miembros de la comunidad que interactúan con otros miembros de la comunidad.

Las marcas más fuertes se crean centrando el foco principal inicial en la construcción de relaciones internas, lo que permite la colaboración en la construcción de la pasión para conseguir la misión y objetivos de la organización.

No subestimes el poder de tu marca

No ser una gran empresa no es excusa para no preocuparse de la propia reputación. Esto es algo cada vez más importante, y los pequeños empresarios deberían tomárselo muy en serio.

Antes la gente compraba donde podía, porque las opciones eran limitadas. Ahora, nada te ata a tu entorno o tu ciudad, ni tan siquiera a tu país. Puedes comprar productos y contratar servicios en cualquier parte. Más que nunca, lo pequeños empresarios deben empezar a valorarse y a trabajar su reputación, porque son muchas las ventajas competitivas que tienen frente a las grandes organizaciones. La clave está en identificarlas y saberlas explotar.