La rapidez es un aspecto fundamental en el eCommerce

La rapidez es un aspecto fundamental en el eCommerce

Vamos a conocer hoy el por qué de la rapidez como aspecto fundamental en el eCommerce. Y para ello, nada como entrar en la piel del cliente para saber de sus necesidades y cómo compensarlas.

Importancia de la rapidez en el eCommerce

Como decía, realicemos a continuación un ejercicio de empatía para entrar en la mente de los clientes que compran en el eCommerce a la hora de entender por qué la rapidez es tan importante.

Lo veo, lo quiero

Online Payments

Imagina que eres un cliente convencido y has dado con la web en la que deseas comprar un producto en particular. Pongamos por ejemplo una bicicleta. Llevas tiempo buscando y por fin te has decidido de que esa es la que quieres y está al precio adecuado.

Haces tu compra y pasan varios días sin tener noticias del eCommerce en el que la adquiriste. ¿Cómo te quedas? Has invertido mucho dinero, tiempo e ilusión y ahora estás a ciegas porque no obtienes respuestas sobre el estado de tu compra.

¿Qué lección aprendemos de esto? El cliente tiene prisa por hacer realidad sus sueños y ver los resultados de su inversión. Hay que mantener un proceso de contacto e información constante y veloz con él. De lo contrario, no volverá a confiar en nosotros y nos dará una publicidad negativa que no nos podemos permitir.

Tengo dudas… voy a preguntar

Un cliente dudoso no tiene claro si decantarse por un producto o no. Digamos, para seguir con el caso anterior, una bicicleta en particular. Entonces, decide hacer uso de nuestro servicio de atención y nos pregunta por el precio, las características y los modos de envío. No recibe respuests en varios días. ¿Cómo actuarías tú en la piel de es consumidor?

Si queremos cerrar una venta, no solo hay que ofrecer un buen servicio al cliente, también debemos ser rápidos en nuestras respuestas. De lo contrario, es muy probable que el consumidor decida decantarse por otro eCommerce o prefiera una tienda presencial.

No hay que olvidar que la rapidez de respuesta y la agilidad mental son indispensables para que los consumidores aprecien nuestros servicios y adoren el eCommerce que con tanto esfuerzo hemos levantado. Además, no hay mejor publicidad que la de un usuario satisfecho.

Compré mi bicicleta hace días y aún no sé cuando llegará

horarios-community-manager

Otro aspecto que debemos tener siempre al día es el de la logística. El eCommerce parte con dos desventajas frente a la tienda física, y son el tiempo y los gastos de envío. Así pues, si no somos rápidos, perdemos mucho terreno.

Por un lado, en una tienda física el cliente compra su producto, la bicicleta en este caso, y se la lleva a casa. El proceso es inmediato. En el eCommerce, debe esperar a que le llegue el envío, por lo que jugamos con su impaciencia e ilusión.

Así pues, es básico mantener informado al cliente en todo momento y que sepa el estado de su envío, cuándo le va a llegar y en qué condiciones. Además, debemos ser raudos y veloces para que todo este proceso de logística sea lo más breve posible.

En otro orden de cosas, el eCommerce debe hacer frente a unos gastos de envío sensatos, que no encarezcan en demasía el precio final del producto. La tienda física no tiene este problema, aunque sí que debe subir sus precios por el hecho de gastos como la luz, los empleados, etc.

Un eCommerce debe saber jugar con estas variantes para ofrecer precios competitivos y envíos rápidos y en condiciones de sus productos para ofrecer un servicio adecuado y completo.

¡Menudo servicio postventa!

Jamás debemos olvidar que una vez hecho el negocio, no acaba todo. El cliente debe estar satisfecho y tener un servicio postventa excepcional. La idea es que vuelva y que atraiga a otros como él.

Imagina que has comprado la bicicleta y algo no funciona bien. Te pones en contacto con el eCommerce y tarda tres o cuatro días en contestar. Y encima, cuando lo hacen, te dan largas. ¿Qué te parece? ¿Volverías a comprar ahí?

Nuestro servicio al cliente debe ser rápido y veloz. Además, no puede tener la más mínima queja y si hay que reponer o arreglar algo, también hemos de hacerlo de inmediato para que el cliente no tenga ningún percance en su experiencia de compra. De ello depende nuestro éxito como tienda online.