Cómo las cuestiones éticas pueden hacer que el consumidor abandone una marca

Cómo las cuestiones éticas pueden hacer que el consumidor abandone una marca

En este sentido, un gran número de marcas están evolucionando hacia las nuevas formas de consumo para adaptar sus productos e imagen a las tendencias del público. Si lo hacen por ética profesional o no, es otra cuestión, pero al menos tratan de transformar sus productos y políticas para que sean bien recibidas por la percepción de un público cada día más concienciado.

Estudios sobre cuestiones éticas de marca

Un estudio realizado por la compañía británica KPMG arroja datos muy reveladores en lo referido al mercado anglosajón, que en mayor o menor medida, puede extrapolarse a otros puntos del planeta. Un 90% de consumidores cambiarían de tienda habitual o no comprarían en un local en particular de saber que el trato con el personal y empleado no es el adecuado.

En este caso, significa que hay un número ingente de consumidores que de saber que un negocio no paga a sus empleados de forma justa y le ofrece unas condiciones de trabajo mínimamente dignas, no comprarían ahí.

Sin embargo, en este sentido encontramos una doble lectura. Mientras que los consumidores en general priorizan una mezcla de condiciones de trabajo y trato dignas, los más jóvenes, aquellos que se encuentran rondado los 20 años de edad, sí que superponen el precio a la calidad del empleo. Aun así, sigue siendo una gran minoría.

De la misma forma, es necesario que las empresas comiencen a tener una política importante en cuanto a respeto por el medio ambiente y lo nos rodea. Así pues, compañías que utilizan menores de edad en sus cadenas de producción, vertidos a la naturaleza o investigación con animales y seres vivos están perdiendo mucho terreno frente a otras más respetuosas.

¿Qué significa esto? Que las empresas tienen que cuidar tanto su producto y servicio como su imagen pública.

¿Qué motiva al consumidor para volverse más ético?

Existen una serie de factores que mueven y motivan a los consumidores para volverse más éticos y estar preocupados por el producto que adquieren y a quién se lo compran.

Contexto económico

Precio

No todas las noticias y hechos que se han generado a través de la crisis y el mal contexto económico han vertido en consecuencias negativas. Esto ha hecho que el consumidor se vuelva más ético. Se preocupa más de lo que compra y dónde lo hace.

Así las cosas, un consumidor que desea adquirir una marca y sabe que esa compañía ha hecho un despido masivo de personal aún teniendo beneficios o conoce noticias que hablan de directivos con sueldos millonarios, se vuelve reacio a adquirir sus productos.

Cambio de consumo y hábitos

También el consumo y los hábitos de los usuarios han cambiado en los últimos tiempos. A día de hoy se exigen unos mínimos de calidad y que se obtengan de forma ética y equilibrada. El fin ya no siempre justifica los medios. Se exigen unos estándares tanto en la bondad del producto como en la afabilidad de cómo se ha logrado. Hay una escala de valores cada día más exigente.

Mayor conocimiento

Otro hecho que influenciado drásticamente en las cuestiones éticas de marca de cara al consumidor son las nuevas formas de información. Gracias a internet, los blogs, las webs y las redes sociales, el consumidor tiene acceso a una cantidad ingente de conocimientos, lo que hace que las empresas se vuelvan más transparentes.

A día de hoy, hay millones de personas que conocen el funcionamiento de miles de empresas y su compromiso con el medio ambiente, el consumidor y la ética.

Campañas para mejorar las cuestiones éticas de marca

colaborar-reputacion-de-marca

Ya no vale únicamente con promocionar la calidad de un artículo en particular, su mejora para las condiciones de vida de una persona o crearle necesidades de una marca singular. Ahora también hay que demostrar que se es una empresa ética y equilibrada.

Muchas compañías, para mejorar su comunicación e imagen, han dejado que sean sus propios usuarios, empleados o productos quien hablen por ella. Mantienen estándares de calidad y equilibrio medioambiental alto, un trato exquisito con el empleado, campañas de apoyo social y dejan que sean los clientes quienes hablen por ellos a través de su satisfacción con la marca.