Marketing mix: las 4P del marketing

Marketing mix: las 4P del marketing

La variables del marketing mix creadas en el año 1960 por E. Jerome McCarthy se conocen como las 4 pes del marketing: son producto, precio, punto de venta y promoción.

Las estrategias de marketing intentan lograr el máximo beneficio en la venta de un producto. Su principal función es satisfacer al cliente. Para ello se diseña el producto, se establecen precios, se eligen los canales de distribución y las técnicas de comunicación más adecuadas.

El marketing mix engloba cuatro componentes básicos: producto, precio, punto de venta y promoción. Estas variables son con las que cuenta tradicionalmente una organización para conseguir sus objetivos comerciales. Para ello es vital que las cuatro variables del marketing mix se combinen con total coherencia y trabajen conjuntamente para lograr complementarse entre sí.

¿Qué significan exactamente las 4 pes del marketing?

Para el marketing mix, las cuatro pes son una forma sencilla y práctica de tener presente los factores clave para el éxito comercial de un proyecto. Aquí explicamos el significado de cada una de estas cuatro premisas:

1. Producto

marketing-mix-productoSe refiere al producto o servicio que se quiere comercializar. En toda estrategia de marketing hay que tener muy claro qué es lo que se ofrece al cliente. Para definir el producto se deben responder estos interrogantes:

  • ¿Qué se vende exactamente?
  • ¿Qué beneficios ofrece el producto a los clientes?
  • ¿Cuáles son las características del producto o servicio?
  • ¿Cómo se vende? Por ejemplo, todo lo relacionado con el envase, nombre, forma de entrega, atención, tiempos, etc.

2. Precio

marketing-mix-precioDefinir el precio es más que poner una etiqueta al producto. Para establecer el precio tampoco no basta con observar los costos y la ganancia esperada, sino que hay que atender a un complejo proceso que influye en la imagen ante los clientes.

Para poner un precio hay que conocer los precios de productos competidores y también el de los sustitutos. También se deben analizar los costos, a qué tipo de clientes y a cuántos se quiere llegar. Así, el precio comunicará al cliente gran parte de la estrategia.

El marketing mix establece que para determinar el precio debemos responder a estas cuestiones básicas:

  • ¿Qué valor tiene lo que se ofrece al cliente?
  • ¿Cuánto vale su similar en el mercado?
  • ¿Es un producto exclusivo o económico?

3. Promoción

marketing-mix-promocion

Primero, conviene aclarar que promoción no es lo mismo que publicidad. Podemos notar que promover algo es diferente a publicar algo (llevarlo al público). Para muchas empresas, sus clientes no son el público sino otras empresas. Cuando una compañía define su producto, precio y puntos de venta, debe definir también cómo comunicará estas decisiones a sus clientes.

En la promoción hay que preguntarse de qué forma se dará a conocer el producto o servicio. Dependiendo del medio, mensajes e inversión, ¿se podrán alcanzar a distintos públicos? Hay que tener en cuenta formas de comunicación tradicionales, como los avisos, pero también las promociones, descuentos y campañas de fidelización.

4. Punto de venta

Es el lugar donde se ofrece el producto. El punto de venta puede ser desde un emplazamiento físico hasta una serie de países (si es una multinacional). Determinar en qué lugar se hallan a los clientes y cómo es ese lugar ayudará a la venta.

El canal de ventas y las formas de comercialización influyen en el negocio. No es lo mismo el marketing mayorista, minorista o de venta a organismos públicos o gubernamentales. Otras opciones comerciales son la venta directa, los distribuidores, la venta online y las franquicias, cada una con un acercamiento particular a los clientes.

El marketing mix, aún muy vigente

No hay duda que el concepto de marketing mix ha constituido uno de los aspectos de mayor importancia en el ámbito estratégico y táctico. Es un instrumento básico e imprescindible y debe seguir siendo el núcleo de toda estrategia de marketing.

Estos cuatro ingredientes configuran la planificación de una buena estrategia de marketing. Un análisis preciso de cada elemento ayudará a desarrollar adecuadamente a la empresa. Toda empresa que desee tener éxito ha de aplicar las 4 pes del marketing mix y plantearse trabajar en un escenario donde el cliente cobre protagonismo ante el producto.