La música como vía para vincular una marca con las personas

La música como vía para vincular una marca con las personas

Nadie puede discutir que la música atrae a millones de personas. ¿Quién no gira la cabeza cuando oye una melodía que le atrae? Entonces, ¿Por qué desaprovechar todo este potencial en nuestras estrategias de marketing online?

La verdad es que el oído es uno de los sentidos por los que recibimos más información y, además, esta puede tener un efecto muy emocional. Por lo tanto, la música puede ser una herramienta perfecta para que los responsables de una campaña de marketing intenten llegar a su público potencial y con ello fidelizarlo.

De hecho, esta idea ya la vemos aplicada a los spots de televisión. ¿Cuántos productos podemos reconocer por la música de sus anuncios? Generación tras generación, la canción que anunciaba el Cola Cao hace décadas sigue estando presente en nuestra sociedad. Conozcamos un poco más al respecto.

El valor de la música como medio de conexión con el público

La música puede convertirse en el mejor aliado de las marcas a la hora de intentar conectar con sus usuarios. El hecho de que sea una de las grandes pasiones de muchísima gente, concede a las marcas el añadido de poder apelar a su lado emocional y, por lo tanto, conseguir su respuesta más espontánea y válida.

fidelizar-cliente-recomendar

Hay que tener en cuenta que los mercados han cambiado mucho y la competencia ahora dentro de un mismo sector es feroz. Por lo tanto, es muy importante destacar a una marca del resto más allá de la simple publicidad y, entre productos muy parecidos, el ámbito emocional acaba siendo el factor determinante. Aquí es donde la música juega un papel fundamental.

La mayoría de consumidores puede pasar sin uno de sus hobbys favoritos, pero casi ninguno podría vivir sin nada de música en su vida. Por eso, contar con una buena música asociada a la marca se convierte en algo tan importante como un buen eslogan. Es, ni más ni menos, que la garantía para conseguir una conexión emocional con los consumidores.

Las cifras avalan esta teoría, pues se ha demostrado en diversos estudios que las marcas que usan una música identificativa en su publicidad acaban siendo recordadas mucho mejor en más del 95% de los casos.

En definitiva, podemos decir que las características emocionales de la música brinda a las marcas una capacidad de comunicación con sus clientes, lo cual les proporciona la notoriedad que necesitan para diferenciarse de su competencia directa.

Las claves de una música de éxito

fidelizar-cliente-contento

De todos modos, cualquier música no es válida para conseguir este efecto de puente emocional entre la marca y el consumidor. Hay que tener en cuenta en la elección la canción y el intérprete que la hará realidad, así como contar con un equipo creativo capaz de dar forma musical a los intereses y necesidades de los consumidores.

Si tenemos en cuenta que la mayoría de consumidores están interesados solo por un número muy reducido de marcas, podremos entender que necesitamos poner toda la carne en el asador para conseguir conectar con  el público que verdaderamente nos interesa. Esto implica diseñar hasta el último detalle de la música que se quiere presentar como imagen de marca.

¿Cómo crear la música perfecta?

Para conseguirlo, antes que nada, debemos conocer de manera exhaustiva a nuestro buyer persona, de manera que seamos capaces de saber qué le va a atraer realmente. Un análisis pormenorizado de los gustos de nuestro target nos resultará fundamental.

Asimismo, no podemos obviar que la participación de los artistas en este tipo de campañas también puede resultar muy positiva para ellos. Muchos intérpretes pueden presumir de haber creado una carrera cimentando su relación con marcas y usuarios a la vez, hasta conseguir acercarse mucho a sus seguidores.

En definitiva, la música bien usada puede convertirse en una de las mejores armas de fidelización para muchas marcas. Tan solo hace falta que sepamos dar a nuestros consumidores lo que realmente les gusta. No obstante, solo conseguiremos esto analizando hasta el último detalle de nuestro target, para conocer cuáles son sus verdaderas necesidades, aquello que les mueve a actuar a favor o en contra de una marca o un producto.