¿Por qué es necesario sacar nuevos productos al mercado?

¿Por qué es necesario sacar nuevos productos al mercado?

Lanzar nuevos productos al mercado es fundamental si una empresa es sobrevivir.  El desarrollo de nuevos productos está ligado a la capacidad de una empresa para seguir siendo competitiva y  a la longevidad de un negocio.

Una empresa  que no se da cuenta de la importancia de lanzar  nuevos productos al mercado no durará mucho tiempo. Esto se debe a que la supervivencia de los negocios  tiene mucho que ver con la innovación y el cambio, por lo que es absolutamente necesario para que las empresas  adaptarse a esos cambios con el fin de seguir siendo relevantes.

El lanzamiento de nuevos productos puede incluir la conceptualización de una nueva idea con respecto a una línea completamente nueva de productos que actualmente no está en el mercado o estar dirigido hacia la mejora de los productos que ya están en el mercado. En cualquier caso, el desarrollo de nuevos productos es una parte esencial de la aplicación de las estrategias de negocio de las empresas.

Las necesidades y los clientes cambian

Para entender la necesidad de lanzar nuevos productos al mercado es importante tener en cuenta cómo funciona dicho mercado y cómo actúan los consumidores frente los productos disponibles. Los consumidores son impredecibles. Su actitud frente a los productos disponible puede cambiar con rapidez y de manera inesperada.

Por otra parte, hay que entender que la mayoría de los productos tiene un ciclo de vida natural. Con el tiempo, los productos se vuelven obsoletos, bien porque el diseño ya no responde a las expectativas, bien porque su funcionalidad ya no es tal o se ha visto reemplazado por otros productos más completos.

También hay que tener en cuenta la competencia también está buscando cómo mejorar su presencia en el mercado y cómo ganar y fidelizar clientes. Para ello, la introducción de nuevos productos es una baza importante. La presión que ejercen las diversas empresas del sector apoya la idea de seguir lanzando nuevos productos. El que no lo hace, simplemente se queda atrás.

Cómo lanzar un producto para que tenga éxito

millennials-exigentes

Lanzar un producto nuevo al mercado no es garantía de éxito. De hecho, diferentes fuentes informan que solo uno de cada 10 productos nuevos lanzados al mercado triunfa.

Sin embargo, en una de las conferencias Nielsen Consumer 360 del año 2011 se ofrecieron las pautas para lanzar un producto y mejorar sus oportunidades de éxito. La metodología presentada 5 etapas divididas en diversos pasos.

Etapa 1: Prominencia

  • Hacer una propuesta diferente: Hay que evaluar si el producto realmente ocupa un nicho diferencial en el mercado, si es una innovación real y si la gente lo va a querer.
  • Captura de la atención: Da igual lo innovador o útil que sea un producto: Si se quiere vender tiene que llamar la atención. Para ello hay que centrarse en el interés y el reconocimiento por parte de los consumidores

Etapa 2: Comunicación

  • Conexión del mensaje: El producto debe publicitarse a sí mismo cuando el consumidor está decidiendo qué comprar. Ya sea a través del envoltorio o de la etiqueta, al consumidor le tiene que queda clara qué es lo que hace ese producto.
  • Crear un mensaje conciso: El mensaje debe ser corto, amable y directo. La gente no se va a entretener el leer, sino que lo quiere todo hecho.

Etapa 3: Atracción

  • Crear la necesidad y/o deseo: El producto tiene que interpelar al consumidor de forma real, especialmente  a aquellos que miran mucho dónde y cómo gastan su dinero.  La conveniencia y la facilidad de uso suelen ser lo argumentos más importantes y efectivos.
  • Ventajas: Hay que explicar por qué el producto seguirá siendo diferencial sobre las demás opciones ofrecidas por la competencia. El consumidor tiene que percibir la ventaja sobre el resto.
  • Credibilidad: El consumidor tiene que creerse  el mensaje que recibe con el producto en sí, más allá de los que diga el packaging o la publicidad. Esa credibilidad viene de la confianza depositada en la marca por los consumidores.
  • Desventajas aceptables: No se puede negar que casi todos los productos tienen desventaja. Hay que  identificarlas y asegurarse de estar por delante antes de que el consumidor las señale para que los inconvenientes no sean un obstáculo para el éxito del producto.

Etapa 4 – Punto de venta

  • Facilidad para encontrar el producto: El consumidor no podrá elegir el producto ni conocer sus ventajas si no está accesible. Por lo tanto, hay que determinar su visibilidad, cuál es su público y cuál es la mejor forma de que se vea.
  • Precio aceptable: El consumidor tiene que sentirse cómodo con el precio que tendrá que pagar por el nuevo producto.

Etapa 5 – Resistencia

  • Cumplir expectativas: El producto debe poder cumplir con las expectativas generadas, una vez que el consumidor recibe el mensaje de la campaña. Para ello hay que asegurarse de que el producto es, al menos, tan bueno como se afirma en la publicidad.
  • Productos leales: Aunque se cumplan las promesas hay que evitar la complacencia y el conformismo. Hay que construir y fomentar la lealtad hacia el producto manteniéndose en la vanguardia del mercado.