Cómo plantear el diseño web de la página corporativa de una Pyme

Cómo plantear el diseño web de la página corporativa de una Pyme

Hoy en día, todo negocio necesita un sitio web. Pero no un sitio web cualquiera. Un negocio necesita un sitio web corporativo que de imagen de modernidad y cause una buena impresión a los clientes.  Tener un sitio web corporativo bien diseñado también puede ser una manera eficaz de  competir con las marcas y empresas más grandes del sector. Sin embargo, a pesar de que cada vez es más fácil contar con un sitio web corporativo, gracias a la gran oferta disponible, lo cierto es que muchas empresas carecen de uno, o el que tienen no da la talla.

A continuación vamos a ver cómo plantear el diseño de un sitio web corporativo y cómo debe ser para que se vea profesional.

Paso 1 – Determinar el propósito principal del sitio web

Un sitio web corporativo es un espacio para proporcionar información general sobre la empresa o  una plataforma directa para el comercio electrónico. Si un sitio web quiere incorporar un blog o no es otra cuestión, ya que dicho blog se puede integrar en la web. Pero en ningún caso el blog debería ser la portada de una web corporativa, independientemente del sistema de gestión de contenidos que se use.

En este sentido, se puede hacer una página web corporativa con el software open source usado normalmente para crear blogs, como WordPress o Blogspot, sin que el sitio parezca un blog.

En cualquier caso, hay que tener claro cuál es el propósito del sitio determinará el resto del diseño y las herramientas que se necesitan en el diseño. En este sentido, un sitio en el que se va a vender online necesitará contar con medios de pago y sistemas de seguridad adicionales, por  ejemplo.

Paso 2 – Busca un nombre de dominio

marca-presencia-internet

Tu nombre de dominio es una de las características más importantes de tu página web. Es la URL que vas a compartir con tus clientes actuales y potenciales, y la que va a encabezar tu marca.  Por lo tanto, tu nombre de dominio debe ser fácil de recordar y tiene que dejar claro de quién es.

Para empezar, evita confusiones no usando siglas, números ni abreviaturas. También es importante que busques extensiones de nivel superior. Los dominios .com son los más empleados para negocios, pero las opciones .net o .biz también son muy útiles. Puede que incluso le interese registrar un dominio usando alguna extensión nueva, aunque va a tener que trabajar mucho su marca para evitar las confusiones de las que hablábamos antes.

En cuanto al nombre de dominio, piensa más en tus clientes y en la sonoridad de tu nombre que en el SEO. Recuerda que tu dominio va a reforzar tu marca.

Paso 3 – Elige un proveedor de hosting de confianza

Tu proveedor de hosting será el encargado de almacenar tu web y ofrecer a tus visitantes. Si no tienes mucha experiencia, o no quieres complicarte mucho la vida, busca una solución de hosting gestionado, de modo que tengas a alguien a quien recurrir si tienes problemas con el servidor.

Otro aspecto importante es que no te dejes embaucar por el precio ni por las super ofertas  para nuevos clientes. La mayoría de empresas que ofrecen precios muy reducidos el primer año resultan ser las más caras después.

Otro aspecto importante que tienes que valorar es la atención al público, la disponibilidad de profesionales para atenderte, su horario y si realmente te van a solucionar el problema.

Paso 4 – Construye tu sitio web

publicidad-online-impacto

Un buen sitio web es más que una página de inicio. Tu web debería mostrar información importante sobre la empresa y sus productos o servicios, pero también información sobre su misión, sobre qué la hace única, sobre las soluciones que ofrece y sobre la gente que está detrás.

También es importante que el sitio web incluya un formulario de contacto, así como información sobre email y redes sociales. También hay que marcar la localización de la empresa, aunque no se ofrezcan servicios directos al público. Esto da credibilidad al negocio y profesionalidad a la web.

Un aspecto fundamental en el diseño de una web corporativa es el uso del logotipo y los colores corporativos para darle unidad.

El tono de la escritura es también fundamental, porque define a la empresa y a los destinatarios de su producto o servicio, y marca la pauta del trato con los clientes.

Además, es importante que consideres lo siguiente:

  1. Sé claro sobre a qué se dedica tu empresa. Evita divagaciones y cualquier cosa que pueda llevar a malos entendidos.
  2. Utiliza llamadas a la acción colocadas estratégicamente. Tu web es una herramienta de comunicación y captación. Las acciones pueden ir desde visitar una tienda online o comprar un producto digital, hasta suscribirse a una lista de correo, seguir a la empresa en redes sociales, etc.
  3. Cuida la velocidad de tu web. Esto es importante desde el punto de vista de la usabilidad (a tus visitantes no les gustará tener que esperar a que carguen las páginas) como desde el punto de vista del posicionamiento web.
  4. Usa fotos propias. Las fotos de archivo están bien para muchas cosas, pero no para los sitios web corporativos. Tu web debe reflejar lo que es tu empresa. Por lo tanto, usa fotografías de tu gente, de tus instalaciones, de tus productos.
  5. Diseño adaptativo. El responsive design está a la orden del día. Cada vez más gente usa sus dispositivos móviles para navegar y comprar online. Si tu sitio no se adapta a su pantalla, no solo perderás muchas oportunidades, también darás un imagen anticuada.

Paso 5 – Configurar el sistema de pago

Si tu sitio web incluye una tienda online, configura el sistema de pago adecuadamente, sin olvidar usar un sistema seguro para que los clientes introduzcan sus datos. No olvides que incorporar varias formas de pago te ayudará a que menos clientes abandonen el carrito de la compra.

Paso 6 – Ojo con las cookies, el aviso legal y la política de privacidad

plan-de-marketing-beneficios

No te olvides de configurar la web para la aceptación de cookies y de incluir un aviso legal y la política de privacidad. Tanto si en tu país es obligatorio como si no, esto da una imagen profesional.

Paso 7 – Prueba la web y publícala

Cuando esté todo listo, prueba la web para buscar fallos. Cuando corrijas los errores, publica tu web.

Paso 8 – No te olvides del mantenimiento

Un sitio web necesita actualizarse, tanto a nivel de contenido como de apariencia y, si usas un CMS, también de software. No abandones tu sitio. Puedes ir incorporando mejoras para sacarle mucho rendimiento. Piensa que tu web es como un escaparate que hay que renovar y mantener limpio.