¿Producto de calidad o solo buen marketing?

¿Producto de calidad o solo buen marketing?

Si bien es cierto que el marketing ha revolucionado la manera en cómo vemos los productos o servicios, ingeniando maneras y diversas estrategias para transformar la imagen de las marcas y, de esta manera, crear feeling entre los usuarios; no se puede dejar de lado la calidad de lo que se va a vender por ningún motivo.

Muchos estrategas publicitarios no toman en cuenta lo fundamental que es para el mercado la calidad de los productos o servicios, y la importancia que le dan los clientes a este asunto al momento que deciden repetir la compra o crean fidelidad hacia la marca.

En algunos casos los clientes potenciales se decepcionan al ver que la calidad de los productos no era lo que esperaban, lo cual se traduce en pérdida para la empresa, inclusive cuando cuentan con una estrategia de marketing sólida.

Cuando el marketing deja ciegos a los usuarios de las marcas

marketing-en-tiempo-real

En ciertas ocasiones una buena estrategia de marketing puede lograr que el cliente adquiera el producto o servicio y que decida preferirlo, a pesar de que no cuenta con la mejor calidad y que de hecho la competencia ofrece algo mucho mejor, pero realmente ganará el que logre seducir los sentidos del potencial consumidor.

Esto ocurre –usualmente– cuando existe desconocimiento acerca de otras opciones que pueda tener la persona al momento de comprar, el cliente potencial no conoce los beneficios de otras marcas en cuanto a calidad y precio, entonces simplemente escoge las marcas más conocidas.

Capacidad de elección de los consumidores

La elección es una virtud extraordinaria que tiene el ser humano y hacerlo asertivamente es inigualable, por lo que se debe elegir con mesura y criterio aquellos productos que realmente valen la pena para así ahorrar tiempo y dinero, pero sobre todo obtener la calidad que esperábamos. No vale la pena comprar un producto que lo adornan con marketing pero que no cumple las expectativas.

marketing-mix-producto

A continuación presentamos motivos por los que los clientes eligen la imagen de los productos y sus estrategias de marketing por encima de la calidad

  • 1. La persona elige de forma impulsiva porque el producto es el más llamativo en publicidades y lo ve constantemente en comerciales de televisión  y redes sociales, quedándose en la mente y despertando su curiosidad. Esto logrará que el cliente vaya al mercado o tienda en cuestión y lance el producto al carrito de compras.
  • 2. El producto es muy popular y la persona lo elige porque otros también lo hacen -aunque la calidad sea pésima-. La estrategia de marketing seduce a las masas.
    Por ejemplo: Todas las mujeres están usando las gafas de sol de determinada marca porque su estrategia de marketing incentiva a las mujeres a que adquieran el producto, ya que las hace ver más bellas.
  • 3. Las imágenes que la marca sube a su página web y a las redes sociales tienen colores llamativos, lo que despierta en el potencial consumidor la necesidad de comprarlo.
    Por ejemplo: Un restaurante de comida rápida que publica imágenes de los platos que aparecen en su menú, pero éstas fotografías las retocan con Photoshop y son tomados con cámaras profesionales de última generación, hacen que la comida se vea más suculenta que en persona.