Pros y contras de una estrategia de marca única

Pros y contras de una estrategia de marca única

¿Estás pensando en lanzar una línea de productos y no tienes claro cómo hacerlo? Lee esto primero y decide si necesitas una estrategia de marca única o es preferible usar otro métodos. Aquí te desvelamos pros y contras que te serán interesantes para tomar una decisión.

¿Qué es la estrategia de marca única?

Antes de continuar, vamos a definir claramente qué es una estrategia de marca única. Una vez hecho esto, comenzaremos a desgranar sus ventajas e inconvenientes.

La estrategia de marca única consiste en el uso de la misma nomenclatura de todos los productos que una empresa comercializa. En este caso, puede coincidir con el mismo de la compañía o no. Es una decisión que depende de cada factoría.

Pros de la estrategia de marca única

Una vez hemos definido en qué consiste una estrategia de marca única, vamos a conocer sus ventajas más importantes:

  • Una de las ventajas más importantes que tiene la estrategia de marca única es el conocimiento por parte del usuario. Es decir, que una vez que tu audiencia conoce tu nombre, le será muy fácil reconocer todos y cada uno de los productos que comercializas.
  • Otra ventaja importante de la estrategia de marca única es el ahorro en costes. Dado que ya tienes el nombre de tu producto, es mucho más económico que tener que hacer estudios de mercado y encuestas entre tu público para saber cómo lograr más penetración con un servicio particular.
  • Como es lógico, otro punto en el que ahorrarás un buen dinero es en el tema de la promoción. Si tus productos ya son conocidos por el gran público, no tendrás que realizar grandes campañas para lograr el reconocimiento de los consumidores.
  • También hay un punto de prestigio importante en el uso de una estrategia de marca única. Es decir, que si tus productos ya tienen visibilidad por parte del público y son de su agrado, cada vez que lances nuevas campañas tendrás bastante terreno ganado, puesto que el consumidor ya te conoce y sabe que ofreces un estándar de calidad mínimo.

Contras de la estrategia de marca única

De la misma forma que la estrategia de marca única tiene una serie de ventajas importantes, también hay que reseñar que no todo es positivo. Hay ciertos aspectos en los que puede ir en tu contra. Veamos algunos de ellos:

  • En caso de que un producto de tu marca fracase, piensa que ese nombre está asociado a todo cuanto tienes en venta en ese mercado. Esto significa que puede crear un efecto de arrastre que de al traste con toda tu estrategia, pudiendo acabar en un fracaso estrepitoso.
  • En otro orden de cosas, cuando te lo juegas todo a una carta, necesitar tener éxito sí o si. Es decir, que si tu estrategia de marca única no consigue la penetración pretendida, toda tu línea se verá perjudicada. Ya sabes que ninguno de tus productos ha logrado el efecto deseado, con lo que todo quedará en el alambre y con pocas posibilidades de salvación.
  • Otro efecto negativo de la estrategia de marca única se asocia al nombre de la empresa. Si tu compañía y tu marca coinciden y no funciona la campaña, todo tu entramado corporativo podría verse comprometido. A partir de ese momento, cualquier otro producto que lances, aunque cambies la nomenclatura de la línea, podría verse afectado al ser asociado con la mala imagen que te has granjeado en el pasado.

¿Cuándo usar una estrategia de marca única?

videos-como-se-hace-moda

Los expertos y la propia experiencia recomiendan el uso de la estrategia de marca única en un determinado supuesto. Este sería en el lanzamiento de toda una línea de productos que tengan que ver entre sí.

Como ejemplo de estrategias de marca única, podemos destacar casos como una línea de ropa deportiva que pueda llevar artículos relacionados, prendas de vestir y todo cuanto es necesario para el ejercicio.

Una compañía dedicada a los lácteos o el motor también podrá beneficiarse del prestigio con cada nuevo producto relacionado que lance.

Sin embargo, no es bueno usar la estrategia de marca única en productos de diferentes sectores. Valga como ejemplo el supuesto en el que una empresa que comercializa automóviles quisiera lanzar una línea de muebles. ¿Te imaginas que tu sofá y tu coche tuviesen el mismo nombre? ¿Crees que el prestigio de una compañía asociada al motor se puede sustentar con el uso de la madera? Evidentemente no.