¿Quién gana el pulso entre marketing de contenidos y SEO?

¿Quién gana el pulso entre marketing de contenidos y SEO?

El marketing de contenidos se encuentra, de entrada, en competencia con el SEO. En muchos casos, también son grandes aliados: el marketing de contenidos nos permite mejorar el posicionamiento de una página web en los diferentes motores de búsqueda a partir de la implementación de diversas técnicas.

En líneas generales, el marketing de contenidos es el proceso de creación y distribución de contenido, conforme a los intereses de nuestros clientes reales y potenciales, con el claro propósito de establecer una conexión con ellos que solemos denominar fidelización. Esta se basa en que el cliente se encuentre tan satisfecho con un producto o servicio que no considere otras alternativas, independientemente de las estrategias que diseñen los competidores.

En este caso no hablamos entonces de un contenido enfocado en promocionar, sino en ser útil y adquirir relevancia a los ojos del consumidor.

Otra forma de entender el SEO con las redes sociales

marketing-de-contenidos-SEO

Últimamente, el marketing de contenidos ha ido ganando terreno respecto al SEO. ¿La razón? El auge de las redes sociales ha restado protagonismo al SEO y ha redibujado las prioridades del marketing digital. El contenido viral que tanto conocemos es una clara muestra del posicionamiento en buscadores, pues prescinde de la aplicación de técnicas de posicionamiento propiamente dichas (repetición de palabras claves, título SEO, descripción meta…).

El contenido de las redes sociales se apoya en el RT, Me gusta y la opción de compartir y va rotando de la mano de los propios usuarios, quienes aseguran su posicionamiento sin ser conscientes de ello incluso.

Google está definiendo las reglas del juego con SEO. La red social Google+ así como YouTube (cuyos servicios son propiedad de Google) definen con claridad las dinámicas de interacción con los usuarios. Así resulta muy fácil identificar el trato que le dan a las publicaciones de ambos escenarios socio-digitales.

Corrientes enfrentadas

contenidos-marketing-google

Profundizar en la corriente “SEO vs marketing de contenidos” no es tarea sencilla. Hoy en día afirmaciones como “El contenido es el rey” o “No hay mejor SEO que un buen contenido” dejan muy en claro las nuevas postulaciones del marketing de contenidos, en contradicción de otras declaraciones como “Si no estás en la primera hoja de Google, no existes”.

El quid de la cuestión es que si validamos ambas afirmaciones, ¿cuál es el afán en privilegiar a una corriente por encima de la otra o, peor aún, prescindir de una de ellas?

La fusión del SEO y del marketing de contenidos como solución

Concebir SEO y el marketing de contenidos como estrategias complementarias puede ser la más certera de las afirmaciones. Incluso, desde que Google comenzó a premiar la calidad y las redes sociales empezaron a crecer de manera vertiginosa, también se ha evidenciado una transformación en la manera de aplicar el SEO, que facilita la fusión de ambas corrientes.

Si lo pensamos detenidamente, este proceso en realidad potencia las virtudes y disminuye las desventajas de cada caso, hasta un punto de equilibrio que resulta tan exitoso como para concebir un nuevo concepto. Así surge el SMO (Social Media Optimizing), el cual parece ser el producto de tal unión.

El marketing de contenidos genera SEO, pero el SEO no genera contenidos

marketing-de-contenidos-internet

Puede concebirse una ventaja muy marcada para el marketing de contenidos: se habla normalmente de que la guerra se libra entre el SEO y el SEM (Search Engine Marketing) y se ha considerado que el marketing de contenidos en realidad se encontraba en una posición de inferioridad como para ser relevante.

Si echamos un vistazo al 2011 y 2012, hablar de contenidos se concebía como una tendencia pasajera. Sin embargo, para 2013 ya estaba más que confirmado que nos encontrábamos frente a una nueva realidad y que los desarrollos podrían alcanzar niveles sorprendentes: un marketing de contenidos que los especialistas, más allá de avalar, aplaudían.

Otra cuestión relevante es la saturación de contenido que existe en la red y la cual nos ubica en un escenario de posibilidades pero al mismo tiempo de desafíos y grandes complejidades. Finalmente solo el tiempo se encargará de filtrarlo todo, permitiendo que se mantengan aquellos contenidos con un valor agregado que se proyectan de una manera funcional y, por ende, permiten que las marcas verdaderamente se destaquen.