¿Qué es el branding?

¿Qué es el branding?

Probablemente ya hayas escuchado alguna vez el término branding. La idea principal que transmite gira en torno a la creación de una marca. Te contamos el origen de esta expresión, su significado y en qué consiste para que lo tengas muy en cuenta en tus estrategias empresariales.

¿De dónde viene la expresión branding?

Pues, como sabemos, es una palabra en inglés que procede del escandinavo antiguo. En este idioma, brandr significa “quemar”, y en inglés, este término se relaciona con branding iron, cuyo significado es “hierro candente”, para referirse a aquel con el cual se marcaba al ganado.

Por tanto, brand quiere decir marca y, agregándole el sufijo -ing, implica que la acción del verbo es continuada en el tiempo.

branding-iron

¿Qué es el branding?

Esta sencilla palabra, que actualmente se aplica a la mercadotecnia, es el nombre de una ciencia que se dedica a todo el proceso de creación de una marca.

Por tanto, teniendo en cuenta diferentes tipos de estrategias que vincularán el nombre con el logotipo, creará una marca que identifique al producto,  empresa o persona. Esto, a su vez, influirá en el valor que los clientes deberán abonar para adquirirla.

De esta manera, a través del branding, se logra conocer perfectamente el tipo de negocio al que se refiere, cuál es su filosofía y cuáles son sus valores.

branding-imagen

Así se crea una identidad corporativa representada a través de la marca y se logra comunicar a los potenciales clientes todos esos principios, a fin de que consuman el producto de que se trate y que el mismo, se posicione en los mercados, haciéndose conocido y, obviamente, aumentando su valor.

Actualmente, la marca tiene un poder impresionante como diferenciador entre productos o empresas o personas similares.

Muchas veces, incluso en cuestión de calidad, son mejores aquellos que no tienen una marca, pero gana la que ha pasado por este proceso de branding, simplemente por la fuerza que tiene este nombre combinado con un logotipo que lo represente.

Características de la marca

Si nos referimos a las características del branding, deberemos tener en cuenta que el mismo debe ser sencillo y transparente en cuanto al mensaje que desea comunicar, sin olvidarse de manifestar una gran personalidad que transmita la identidad requerida.

Logotipo

branding-logo

No olvidemos que en el proceso de branding, debemos considerar varios componentes, como ya hemos mencionado, entre los cuales se encuentran los visuales. Esto hace mención a los gráficos o símbolos que formarán el logotipo.

El logo deberá concentrar y combinar varios elementos, como por ejemplo, colores, letras, números, símbolos, señales, etc.

Además, el logotipo será totalmente personalizado y, bajo ningún concepto, se parecerá a ningún otro que represente una marca de un producto similar. El efecto deseado a través del logo es que el público lo vea e, inmediatamente, reconozca el mensaje, por representar la identidad del producto a vender. En este caso, serán sinónimos el producto y la marca.

Nombre

branding-naming

También en el branding será más que significativo el nombre que se elija para representar al producto y cautivar al público. Esta técnica se denomina naming. Un excelente nombre es corto, conciso y directo, a la vez que pegadizo, para que, aún con el transcurso de los años, la gente no lo olvide.

Registro

Obviamente, y una vez terminado todo el proceso del branding, se deberá registrar el nombre de la marca junto con el logotipo. Esto se hace para lograr y conservar a través del tiempo los derechos sobre el mismo, ya que un buen nombre y un buen logo son como papel efectivo para la empresa.

Exclusividad y emoción

No cabe ninguna duda de que el branding implica el encontrar, a través de lo que se llama una (o muchas, en su defecto) lluvias de ideas, encontrar la propuesta que sea más significativa y que tenga un valor, único y exclusivamente, para ese producto.

branding-emocion

La marca deberá llevar al público consumidor, a realizar una asociación de conceptos que le provoquen la sensación de positividad a la vez que de lealtad, simplemente porque este producto a través, de su marca, está otorgándole las soluciones que buscaba a sus problemas.

Por tanto, uno de los efectos que se desea lograr, a través del proceso de branding, es que haya una conexión emocional entre la marca y el cliente, logrando que este se sienta, en algún aspecto, identificado.

Renovación constante

El proceso de branding no tiene fin. Con cada cambio que existe en el mercado, el proceso se verá en la obligación de renovarse, con la finalidad de seguir el producto junto con su marca, posicionados de la misma manera en que lo lograron desde el principio.