Trucos para crear un excelente eslogan

Trucos para crear un excelente eslogan

¡Qué bonito tema el de hoy! No hay nada más divertido que un buen eslogan, como muchos de los que escuchamos permanentemente en la radio o en la televisión, desde hace muchísimos años.

He aquí unos consejos para facilitarte la ardua tarea creativa de lograr un excelente eslogan.

¿Qué es un eslogan?

Antes de ahondar en cómo crear un buen eslogan, necesitamos primero saber de qué estamos hablando. El eslogan es una frase que se usa en publicidad para identificar un producto dentro de determinado contexto.

Esta propuesta bien puede tratarse de una cosa, una persona,  una empresa o una organización sin ánimo de lucro que desea darse a conocer. Para ello el eslogan le brinda al público confianza y, así, estimula el consumo.

Trucos para crear un buen eslogan

Humor

Es bueno o buenísimo si un eslogan cuenta con el suficiente humor sano como para que las personas no se olviden de él o, mejor aún, que lo recuerden con una sonrisa y, si es posible, con buena buena carcajada.

Originalidad

El creador debe ser más que original. Esto significa que no debe copiarse de ninguna otra idea que se haya conocido anteriormente. En general, aunque parezca que todo está inventado, aún queda mucho por crear.

Concisión y concreción

Se debe ser muy conciso en cuanto a la idea que se desea presentar. O sea, el eslogan debe ser directo, sin vueltas. Debe comunicar cuál es el producto que se quiere vender, sin demasiada explicación. Ser concreto es la clave para crear esa frase que nos inspira un verbo en imperativo, como decídete o hazlo.

Por lo común, cuando se crea un eslogan, se realiza un juego de conceptos: se contrasta lo que es y representa el producto que se desea destacar, con lo que es y representa el de la competencia. De esta manera, y sin herir susceptibilidades, se puede llegar a una frase que se recuerde durante años.

Brevedad

Es muy importante que el resultado sea breve. Una frase larga no causará el impacto necesario y buscado por el creador y por el empresario. Así, el eslogan ha de ser corto, concreto y fácil de memorizar.

Rima

Las rimas son más que simpáticas en estos casos y producen el impacto deseado: para que la gente no olvide tu eslogan puedes emplear una rima con alguna característica del producto.

Muchas veces, se buscan recursos en los refranes o dichos populares. Así, para crear un eslogan puedes cambiar las palabras de un dicho popular pero mantener su particular ritmo.

Representación de la marca

El eslogan debe sintetizar a qué se refiere la marca o el producto que se desea dar a conocer. Muchas veces asociamos un eslogan a la marca, aunque, definitivamente, no hablemos de ella.

Así, existen eslóganes en los que la marca está implícita. Esto significa que, sin mencionar el nombre de la marca, se la busca y se la reconoce a través de esa frase clave, lo que aporta grandes beneficios en el tiempo.

Dinamicidad

Es excelente que un eslogan sea dinámico y que cuente con una música muy pegadiza para que el público la cante en todos lados.

No hay ninguna duda de que para lograr un resultado excelente, que impacte y sea duradero en el tiempo, el creador del eslogan debe investigar y conocer perfectamente cómo funciona la empresa y verla desde la mirada del consumidor.

Solo desde este ángulo, el creador logrará que el futuro cliente se sienta identificado con lo que ofrece el producto a través del eslogan y sienta la terrible necesidad de, sonriendo, correr a consumir el producto en cuestión, sin pensarlo ni un instante.