El verdadero y altísimo coste de no mimar la experiencia de compra del consumidor

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=14349613551858907000&searchterm=consumidores&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=245098957

No importa de qué clase de consumidor se trata, ni de qué tipo de artículo desee comprar, siempre es importante que este reciba los mimos que le corresponde desde la visión de ser el cliente y comprador.

  • Lenguaje corporal del comprador. En este sentido, es muy importante siempre, desde el la visión del vendedor, tener en cuenta todo el lenguaje corporal del comprador, ya que, a través de las facciones y miradas que podemos observar, además de todo lo que haga con su cuerpo, será lo que nos esté indicando, si vamos por el lado correcto o si debemos modificar la forma de dirigirnos al mismo.
  • Atender a la postura del comprador. En ese caso, será muy importante, el prestar atención a su postura, en cuanto a si el mismo se acerca al mostrador o se aleja, si cruza sus brazos o los mantiene relajados tomando entre sus manos el producto, así como otros tantos síntomas de este código que los vendedores, deberán estudiar profundamente, si desean ser exitosos en su profesión.
  • Lograr empatía con el consumidor. Todo esto conlleva a la necesidad de lograr empatía con el consumidor, a la vez que le ofrecemos esos pequeños mimos que lo harán sentir como si estuviera en casa, y lo tentarán a volver a adquirir productos de la empresa de la cual es representante, ese excelente vendedor que ha sido capaz de transformar la experiencia del comprador, en su propia arma de venta.

 

¿Qué curioso, verdad? Sin embargo, es tal cual como lo describimos.

Las pocas palabras que pueda emitir un comprador, tanto sea con la voz como con la mirada o con ese lenguaje corporal característico, es lo que al vendedor le dará la pauta de cómo debe actuar, siempre y cuando pueda seguir haciéndolo, ya que hay casos en los cuales es mejor retirarse a tiempo.

De seguir adelante, tiene que ser con el convencimiento de que no se deberá discutir con el cliente, ya que este puede presumir de la experiencia de compra que ha adquirido a lo largo del tiempo y de esa manera, ponerse en una posición inflexible lo que hará imposible para el vendedor, apretar ese botón imaginario que le permite acceder a los internos pensamientos del mismo.

Debe, por otro lado, calibrar perfectamente todos y cada uno de los movimientos de los ojos del comprador, estrella absoluta de ese instante de negociación de una compra y venta, en la que existen estas dos partes: comprador y vendedor.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=14349614080228372000&search_tracking_id=QbxOFQEdIRNkoeNSM7tGSQ&searchterm=compradores&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=260483432

Por lo tanto, estos mimos que debe prodigar el vendedor a su comprador, con el objetivo claro de tenerlo de su lado, a la vez de convencerlo de adquirir sus productos y lograr convertirlo en un fiel seguidor, serán lo que le darán la victoria en estos casos.

Toda aquella persona a quien le agrada comprar, trae consigo un historial de diferentes experiencias con distintos tipos de vendedores, por lo que, en muchas ocasiones, son ellos los que dirigen la batuta de este proceso tan complicado en ocasiones, que es la compra y venta.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=143496158085012460000&search_tracking_id=8W-AURLPgg-MNgeYb2p5ew&searchterm=vendedores%20y%20comprador&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=134404016

Sin embargo, cuando el vendedor tiene la habilidad de hacer creer al comprador, que justamente está utilizando con él esa experiencia, y poniéndolo de su lado para poder conseguir el precio que quiere pagar por el artículo que desea comprar, es cuando la venta, además de llevarse a cabo, se realiza de una manera casi natural y perfecta, complementándose cada una de las partes.

Así, el comprador sintió que ha manejado las negociaciones, mientras que por el contrario, ha sido la tremenda habilidad del vendedor, quien lo ha llevado a su terreno, gracias a esas artes ocultas que lo llevan a ser el mejor.

http://www.shutterstock.com/cat.mhtml?lang=es&language=es&ref_site=photo&search_source=search_form&version=llv1&anyorall=all&safesearch=1&use_local_boost=1&autocomplete_id=143496158085012460000&search_tracking_id=8W-AURLPgg-MNgeYb2p5ew&searchterm=vendedores%20y%20comprador&show_color_wheel=1&orient=&commercial_ok=&media_type=illustrations&search_cat=&searchtermx=&photographer_name=&people_gender=&people_age=&people_ethnicity=&people_number=&color=&page=1&inline=247146427

Por lo tanto, de no saber utilizarlas, el comprador se sentirá quizás atacado, o aburrido, si este es insistente o no tiene los debidos argumentos, hasta sentirse frustrado de que el mismo no lo mime como él se merece, en virtud de esa postura incluso soberbia, que muchos compradores hacen valer, en el sentido de que son ellos quienes tienen el dinero y por lo tanto, la decisión del caso, mermando las ventas.