Categorías
Social Media

Evolución de las necesidades del consumidor

Tratemos hoy un tema que por mucho que pase el tiempo, jamás pierde actualidad ni pasa de moda. Hablamos de la evolución en las tendencias y necesidades del consumidor. Qué influye, cómo avanzan y hacia dónde se dirigen son solo algunas de las múltiples preguntas que nos podemos hacer en este sentido.

Como decíamos, es importante remarcar que las necesidades de consumidor siempre son un tema candente y de moda. Desde que el ser humano comenzó a manejar herramientas y evolucionar en cuanto a inteligencia, ha usado objetos para resguardarse del frío con ropajes, crear utensilios para cazar y cultivar e incluso ofrecer servicios no relacionados directamente con las necesidades primarias, como puede ser el cocinar un alimento de una forma u otra según el sabor.

Cambios en las necesidades del consumidor

fidelizar-cliente-contento

No iremos ahora tan atrás en el tiempo. No hay motivo para centrarse en las necesidades del consumidor hace miles de años. Pero sí podemos decir que los avances tecnológicos y la comunicación están causando estragos en este aspecto. Las tendencias y modas marcan cada día más aquello que deseamos obtener, consumir y comprar. Y eso se ha multiplicado por mil en los últimos cien años.

Antaño, un consumidor necesitaba algo en particular y trataba de conseguirlo. Esto dio paso a los intercambios y trueques. Es decir, tú haces buenas herramientas para cazar y yo soy habilidoso curtiendo las pieles. A cambio de tus armas para mi gente yo te ofrezco abrigos y ropas.

Con el avance de la civilización, el simple trueque quedó cada día más en desuso, acabando por acuñar monedas que servían para realizar los intercambios. Así pues, el mundo se volvía más complejo. De repente, no todo se centraba en comer y evitar el frío. Era el momento de otros productos que no tenían por qué ser obligatoriamente de primera necesidad. Y si era así, se les daba atractivo para llegar a mayor audiencia.

En este sentido, la evolución de las necesidades del consumidor llegaron hasta el siglo XX, en el que la ciencia avanzó de forma exponencial junto con las formas de comunicación.

La comunicación en la evolución de las necesidades del consumidor

Con la llegada del siglo XX, las formas de comunicarse mejoraron gracias a los enormes avances tecnológicos. Trenes, aviones y coches cada día más rápidos, la llegada del teléfono, el telégrafo, el cine, la radio y la televisión… Elementos importantísimos que hicieron que evolucionar de forma drástica tanto las necesidades del consumidor como la propia forma de publicitarla por parte de las compañías y marcas.

Así pues, sociedades que basaron su éxito en una buena comunicación encontramos muchas durante el transcurso del pasado siglo. Estados Unidos logró crear grandes campañas para conseguir que los soldados se alistasen durante las grandes guerras, por ejemplo, aludiendo al Tío Sam o a actores de Hollywood e incluso personajes de cómics como el Capitán América.

En el otro eje estaba la Alemania de Adolf Hitler, que gracias a su potente aparato de comunicación y propaganda logró levantar la moral de una sociedad hundida por las deudas hasta llevarla a una guerra imposible y demencial.

Actualidad de las necesidades del consumidor

atencion-cliente-consumidor-millennial

Sea como fuere, los aparatos propagandísticos eran capaces de crear necesidades en el gran público. Esto ha cambiado bastante a día de hoy.

Antaño, las cadenas de montaje de vehículos como Ford e incluso el Volkswagen Beetle ofrecían productos estandarizados que hacían que su poseedor pudiese marcar tendencia y estar a la última. Podían cambiar el color, la tapicería o incrustar algún elemento personalizable, pero era una gran minoría.

Hoy día, con la llegada de internet y el torrente de información al que somos sometidos cada día, el consumidor se vuelve más exigente, preocupado por el precio y la procedencia de aquello que consume.

Además, el hecho de tener acceso a un gran número de productos debido a la enorme globalización del mercado, permite que la personalización llegue a puntos insospechado hace pocos años. Tanto es así que incluso Nike, marca deportiva de referencia, ofrece la posibilidad en su web de hacer ropa a medida y con gran posibilidad de ajuste a la forma de ser de cada uno.

¿Quién al comprar un coche no decide los extras que desea y que no quiere? Cambios de tapicería, radios, estilos, color de la carrocería… La evolución de las necesidades del consumidor es tan absoluta que cada día es más difícil para las marcas prever las tendencias del gran público. Todo está tendiendo a globalizarse a la vez que se personaliza cada día más. Puede parecer incongruente, pero es una realidad que ya está aquí y es imparable.